quiere estar más segura

Resultados de encuesta sobre el rol del pediatra

Publicado: 2014-05-02

Tengo que empezar diciendo que es una vergüenza que me haya demorado un año en escribir este post. Porque además esto fue idea mía y tenía la intención de ayudar a mejorar la relación papás-mamás/pediatras. Pero bueno, aquí está. Espero sepan disculparme.

Un poco de contexto. Hace ya bastante tiempo escribí un post sobre mi experiencia con el pediatra de mi hijo. Para preparar ese post me reuní con el Doctor Adrián Diaz, experto en en Salud Familiar y Comunitaria de la Organización Panamericana de Salud con quien intercambiamos muchísimas ideas interesantes sobre cuál debería ser en realidad el rol del pediatra. La conversación me abrió la cabeza. A pesar de lo que la realidad nos presente, los pediatras no están solo para prescribir medicinas. Ellos son por sobre todas las cosas, esenciales acompañantes en la crianza y deberían poder ayudar y orientar en múltiples temas como el sueño, la alimentación, el comportamiento o los hitos de desarrollo de nuestros hijos. Sin embargo, nuestra impresión en ese momento era que en las consultas pediátricas estos temas no se trataban o en todo caso se trataban con una mínima profundidad.

Intentando pasar de la percepción a algún tipo de información más concreta, decidimos diseñar una breve encuesta a los/las lectores/as de mamacitasblog y recoger sus percepciones sobre pediatras. Logramos tener 157 encuestas llenas (no esperábamos más de 30). El Doctor Diaz presentó los resultados en el Congreso Nacional de Pediatría en Arequipa a fines del 2012, ante pediatras de todo el país generando bastante sorpresa en el auditorio y me tocaba presentar esos mismos resultados a nuestros/as lectores/as. Recién lo hago ahora. No me odien.

Otra cuestión previa: decidimos usar al público de mamacitasblog porque éste en su gran mayoría pertenece al sector que puede pagar un pediatra directamente o hacerlo a través de un seguro privado. El sistema público de salud tiene una enorme deficiencia en oferta de pediatras y en gran parte del país, el cuidado y atención a niños se hace a través de médicos generales, enfermeras o en realidad quien esté de turno. Entonces sí, es una encuesta sesgada pero que no deja de ser útil para ver la realidad de los pediatras del servicio privado.

Nuestro universo de encuestas arrojó que 90% de quienes respondieron eran mamás, 98% tenía nivel universitario o superior, 86% tenía entre 1 y 2 hijos y 80% tenía hijos menores de 5 años. Para efectos del análisis del servicio privado de pediatras, una muestra muy interesante. La enorme mayoría son peruanas.

Luego las respuestas interesantes: si bien 99.4% consultaba a su pediatra sobre el crecimiento/peso de sus hijos, el porcentaje disminuía para el caso de lactancia materna (68% consultaba el tema con su pediatra, mientras que una cantidad casi similar, ya que eran respuestas múltiples, consultaba sobre lactancia en internet o libros). Resulta singular que siendo este uno de los temas vitales al inicio de la vida de un bebé, las madres no confíen tanto en el pediatra, quien debería preocuparse por ser la voz más autorizada para absolver dudas en lactancia materna. Pero lamentablemente, y esta es una conclusión personal, en muchas ocasiones los pediatras parecen saber tanto de lactancia como el vecino del piso de abajo y luego de un par de comentarios desafortunados o sugerencias para pasar a la fórmula, las mamás optamos por buscar otras fuentes de información.

El porcentaje de consulta sigue disminuyendo respecto a los hábitos de sueño donde internet y los libros también superan a los pediatras. Sólo la mitad de los encuestados respondió que consultan con el pediatra sobre este asunto que además para la gran mayoría termina siendo uno de los mayores dolores de cabeza durante por lo menos el primer año de la vida de un niño/a. Otro tema de igual importancia sobre el que más de la mitad  de los encuestados no consulta con su pediatra es el control de esfínteres. Una vez más, internet gana. Increíble que este tema tampoco sea parte de una consulta. Estos temas: lactancia, sueño, control de esfínteres deberían ser parte de una consulta rutinaria. Es lo que se espera en un control del niño sano. Internet o los consejos de familiares pueden ayudar pero no pueden sustituir la opinión de un profesional que debería estar capacitado para lidiar con estos asuntos (y que en el caso de los encuestados, además se le está pagando, y muy bien).

El estado de ánimo de los niños parece ser también una materia ajena al pediatra. Yo por lo menos nunca le he preguntado cómo lidiar con rabietas o con la ansiedad de separación. Esos temas los consulto con mi entorno cercano, con la profesora del nido o con internet. Y parece que no soy la excepción (aun teniendo la posibilidad de responder a varias opciones, sólo 21% respondió que consultaba al pediatra. 47% consultaba a familia y amigos y el mismo porcentaje al personal del nido/colegio). Las consultas a pediatras sobre disciplina, ocio, juego o recreación son aún menores: no superan el 15% de las respuestas (aún teniendo opción de respuesta múltiple).

Y con tantos temas vedados para el conocimiento del pediatra, no sorprende que el promedio de las consultas sea relativamente corto: entre 15 y 30 minutos en 46% de los casos. Si consideramos que por lo menos a mí me toma unos buenos y largos minutos convencer a mi hijo de desvestirse, desvestirlo y tenerlo listo para que lo pesen y examinen, luego buscarle varios juguetes para que me deje conversar con el pediatra, ahí se va media consulta. Y si son dos niños no sé cómo harán. Y en 20% de los casos la consulta dura menos de 15 minutos. Ahí sí es un escándalo.

Con esa calidad de servicio tampoco sorprende que 70% de los encuestados manifieste haber cambiado de pediatra por lo menos una vez, denotando una enorme movilidad en los usuarios pero también cierta insatisfacción con el servicio que vienen recibiendo. Y es que es cierto, si estoy pagando por un pediatra, por lo menos espero que me traten bien. Si no, me voy a otro lado. Es un razonamiento sencillo y comprensible. Las razones aludidas (en respuestas múltiples) fueron en primer lugar porque no confiaban en el/la pediatra (36.3%), seguida de no haber recibido un buen trato (32%) y "no estaba cuando lo necesitaba" (31%). Tal vez el reto aquí esté en la posibilidad de que los usuarios podamos explicar al pediatra las razones de nuestra insatisfacción. Ese feedback puede ayudar a que ellos comprendan que no tenemos por qué aceptar un servicio deficiente, incluso cuando este sea gratuito o de bajo costo.

Finalmente, y mostrando que también existe una falta de información entre padres y madres sobre el rol del pediatra o en todo caso, apareciendo como consecuencia de una sobre-simplificación del servicio que los pediatras consideran deben ofrecer, 93% considera que su labor es la de controlar salud y crecimiento y 73% curar enfermedades y poner vacunas pero solo 40% de los encuestados (también con la posibilidad de escoger varias opciones) cree que el pediatra debe apoyar a los padres en la crianza de los hijos.

La sobre-simplificación de la labor del pediatra viene de los dos lados: de los usuarios que no demandamos mucha calidad en la atención y optamos por fuentes alternativas de información/consejo y de los pediatras que claramente están agobiados con interminables listas de pacientes en espera pero que también tienden a asumir una posición de superioridad y en ocasiones nos infantilizan o desdeñan nuestras preocupaciones respecto de la salud de nuestros hijos.

Asumir que los pediatras sólo pesan, vacunan y recetan medicinas es reducir demasiado su rol y es abrir espacio a una serie de fuentes de información como amigos, parientes o blogs que podrán tener toda la buena voluntad de ayudar pero que no están ni estarán tan capacitados para resolver casos concretos o para identificar algún problema.

Adjunto unos cuadros con la información resumida de los resultados de la encuesta (https://drive.google.com/?tab=mo&authuser=0#recent ) pero si alguien tiene alguna duda o requiere algún dato específico, estoy a disposición a través de nuestro facebook o de nuestro mail mamacitasblog@gmail.com

*Mamacita residente


Escrito por

mamacitas

Cuando uno es mamá o papá aprende a reconocer que no puede sola/o y que necesita el apoyo de muchas personas. Por eso nace MAMACITAS. Para que compartas lo que hiciste para resolver los mil y un retos de la maternidad. Para que cuentes eso que nadie cuenta.


Publicado en